CAPONATA SICILIANA O RUTA AGRÍCOLA GASTRONÓMICA EN ALMERÍA (CRÓNICA DE NUESTRA QUEDADA BLOGUERA POR TIERRAS ALMERIENSES)

miércoles, noviembre 21, 2012

Como os anuncié el pasado viernes, este fin de semana he asistido a la quedada gastro-agricultora organizada por Ana Ruiz, de Cocina con Ana. Si visteis la convocatoria de Ana, a la que todo el mundo estaba invitado, tenía un montón de actividades por realizar el fin de semana. He tenido la oportunidad de conocer a algunos amigos blogueros nuevos, aunque el núcleo duro de la reunión sí que era para mi conocido, de hecho son ya parte de mi familia, familia bloguera que hemos creado y cuyos lazos de unión son difíciles de romper. 

 Esta es la única foto de grupo completo que tengo del sábado, se hizo a última hora de la tarde y no tiene muy buena calidad, además la única que mira a esta cámara era yo, y como veis ya nuestro cansancio se dejaba ver. De izquierda a derecha tenemos a Pedro y Juan Carlos, los maridos de Laura, de Cocinax2 y de Ana María de Cocinando entre Olivos, a continuación en trío tenemos, por arriba a Laura, de Cocinax2, debajo a Ana María, de Cocinando entre olivos, y debajo de ésta a nuestra anfitriona, Ana Ruiz, de Cocina con Ana. Arriba, al lado de Laura, rubia platino, tenemos a Helena del Valle, de Mi puchero, junto a ella, a nuestra Begoña, de Las Recetas de Marichu y las mías, debajo a Eva, de MeGASTROmanía, junto a ella los chicos de Orielo´s Kitchen, detrás de ellos tenemos a las dos Lolas, la chispeante e incombustible Lola de Almería, de Ajoblanco y Lola Homar, de Lola en la Cocina. Al lado de ellas vemos a Davi, de Caña de Azúcar, y, junto a ella tenemos a Mª Angeles Sánchez Serrano, de Cocinar sin miedo. Detrás me tenéis a mi un poco agotadilla del día tan intenso.



El sábado por la mañana comenzamos la visita a los invernaderos Clisol, allí Lola, su gerente, es la que se ocupa de las visitas guiadas, visitas que realizan desde grupos de profesionales, a turísticos, pasando por escolares. En estas visitas desgrana los entresijos del funcionamiento de un invernadero. 

Adiviné en sus palabras cierto recelo hacía aquellos que durante años llevan cuestionando los invernaderos como un tipo de agricultura antinatural. Y, después de visitar sus instalaciones, creo que a ninguno de los que estábamos allí se le pasara por la cabeza que la producción en invernaderos no es natural. De hecho todo está estudiado al milímetro, se trata a la planta desde que es un germen hasta que se corta como si fuese un ser humano, y la única diferencia con las que crecen salvajes es que carecen de ningún tipo de vicio, ya que han sido guiadas para que su crecimiento se lleve a cabo sin ningún contratiempo. Para ello se usan métodos muy estudiados durante muchos años por los propios agricultores. Y con ello han logrado crear dentro de cada invernadero un microclima ideal para el cultivo de estas hortalizas.


Lola, a los tres años ya ayudaba a su padre en el invernadero y nos contó la evolución que ha sufrido el cultivo de hortalizas, junto con los métodos, desde entonces hasta ahora. Es una persona apasionada por su trabajo y eso se demuestra a lo largo de todas sus explicaciones.

Nos dieron a probar uno de sus productos estrella, los pimientos sweet baby, que, desgraciadamente son exportados fuera de España, ya que son otros países extranjeros los que los demandan, llegando a costar en Gran Bretaña, por ejemplo, 24 euros el kilo. Aunque en las instalaciones del Clisol lo podréis adquirir a 8 euros el kilo. Es un pimiento dulce, sin semillas, y del que se come todo, menos el rabillo. Ideal para introducir a los niños en el consumo de este tipo de hortalizas.

Al final de la visita pudimos comprar algunos productos, entre ellos, todos compramos estos deliciosos pimientos.
 Además nos prepararon un mini buffet de desayuno cien por cien vegetal, todo buenísmo y muy natural.

No os olvidéis que también venden sus productos online, podéis verlos aquí.


 La siguiente parada fue en la empresa Agroiris, un almacén de manipulado y envasado de hortalizas o corrida de hortalizas, como lo conocemos por aquí. Se trata de uno de las empresas más grandes del sector en el poniente almeriense y tienen muchísimos trabajadores, trabajan en dos turnos, y 350 trabajadores en cada turno. 

De nuevo comprobamos que en este sector lo tienen todo controlado, todas las máquinas funcionan dependiendo de ordenadores con muy poco margen de error. En la foto de arriba veis cómo van saliendo los pimientos ordenados por colores y van cayendo en una ranura u otra, dependiendo de su peso, para así poder confeccionar bolsas de pimientos todas del mismo peso exacto.

Es un almacén donde predominantemente trabajan con hortalizas, sobretodo tomates, pimientos y pepinos, y sólo trabajan con alguna fruta, como son la sandía y el melón, y sólo en su época, el resto del año, esto es lo que podemos ver: pimientos de todos los tamaños y de todos los colores, así como sabores, desde luego que se trata de un espectáculo para todos los sentidos.


Muchos productos de los que pasan por aquí van también a parar a mercados internacionales, como Gran Bretaña o Alemania, y no llegan a comercializarse nunca en España. Un poco injusto, teniendo en cuenta que aunque sea un público muy pequeño el que pueda adquirir este tipo de productos, sí que existe mercado para estos productos en España.
Para finalizar la visita nos dieron a probar un producto que aún no está en el mercado y que tiene garantías de convertirse en un éxito.


Se trata de crujiente de pimiento rojo dulce, cuyo secreto es la técnica de la deshidratación, ya que no usan aceite para que adquiera esa textura crujiente. Ya veremos si no se trata de un bombazo, mientras tanto quedaros con su envase.

Y, si no fuera poca cortesía el habernos enseñado todas las instalaciones al detalle, también nos regalaron unos lotes de hortalizas.

Aquí podéis ver a Helena tan contenta con una de las cajas que nos dieron para repartirnos los lotes. Y en la foto de abajo podéis ver con detalle todo lo que nos regalaron. Esos pimientos tricolores son los que no podemos comprar, van directos de aquí a los supermercados alemanes e ingleses, de hecho ya van hasta con empaquetados en el idioma de destino.
Después de esta visita nos esperaba el autobús para llevarnos a Fondón, pueblo de la Alpujarra Almeriense, allí nos esperaba una visita a la bodega Las tetas de la sacristana.


Se trata de una bodega pequeña y relativamente joven, pero con muy buenos vinos, de hecho, el blanco no tiene nada que envidiarle a otros blancos más comerciales. Pudimos adquirir el tinto a 8 euros y el blanco a 4,5 euros, para que os hagáis una idea.


Después llegó el momento de la degustación, y pudimos ver como múltiples personalidades tienen un tonel en propiedad, entre ellos el mismísimo Jose Antonio Griñan, presidente de la Junta de Andalucía.

En esa misma sala, rodeada de toneles, tuvimos el placer, digo el placer, porque fue un auténtico placer, de degustar todos los platos que pasaron por allí. Fue unánime nuestra opinión después de terminar, todo estaba exquisito, de hecho subimos a felicitar a la cocinera, pero ya no se encontraba (casi terminamos de comer a las 6 de la tarde).

Todos los platos iban al centro, empezamos por una ensalada. Seguimos con migas con panceta, chorizo y boquerones. Continuamos con una plato de costilla guisada buenísima. Seguimos con un conejo en salsa que invitaba a seguir comiendo pan, que, por cierto, también estaba muy bueno. Seguimos con plato alpujarreño, completísimo. Y tuvimos que decirles que la carne al ajillo que faltaba por poner que no nos la pusieran, je,je, no podíamos más. Terminamos con dos trocitos de leche frita que era difícil de dejar, también estaba buenísima. Y toda la comida regada con el vino tinto de la casa: Tetas de la sacristana. Y todo este almuerzo al módico precio de ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡15 euros!!!!!!!! por persona. ¿Alquién da más?. No tengo fotos de los platos (quizás mis compañeros de crónicas  si las pongan, pero yo estaba muy entretenida en su degustación para parar a hacer fotos, lo siento).

Por si fuera poco lo que habíamos comido, después teníamos la visita a la fábrica de mantecados CAMP. Y difícil resistirse ante tanta tentación. 

Nos dijeron que podíamos comer lo que quisiéramos, imagináos si llegamos a la fábrica con hambre, el desastre que podíamos haber ocasionado, je,je.

Pensamos todos que ésta era la hermana mayor de nuestra querida Kitchen Aid, imaginaos como bate la manteca de cerdo, con ese globo tan gigantesco.

Y en esta máquina se va gestando el resultado, los mantecados listos para darle forma, en una máquina también de juguete, ¿no creéis?.
 Y aquí el empaquetado final del producto. A esto se le llama producción industrial, aunque con una elaboración muy artesanal. Los mantecados están deliciosos, así que cuando los veáis compradlos, y si hablamos de precio, a muy buen precio, a 5 euros el kilo allí mismo en su panadería, no se si varía el precio después en otro establecimiento, pero la relación calidad-precio es extraordinaria.
Volvimos a montarnos en el autobús después de las fotos de rigor, y ahí terminaron las visitas por ese día. Aunque después nos dio tiempo hacer algunas compras en la capital almeriense y salir a tapear un poco (aunque ésto sin mucha gana después del atracón).


La mañana del domingo se unieron a nuestro grupo dos blogueras más, Lola de Tumba-ollas y hambrientos e Inma de Los maletines de Inma. Teníamos programada la visita a la Alcazaba almeriense, pero la mayoría nos decantamos por visitar la Plataforma Solar de Almería, en Tabernas, ya que nuestra amiga Lola de Almería gestiona su cafetería y su hija Hermi es la que realiza las visitas guiadas, y nos pareció muy interesante. A la llegada Lola nos invitó a todos a desayunar, y después de ponernos las pilas, su hija, Hermi, comenzó la visita, introduciéndola con un vídeo donde explican la labor de esta plataforma.

Se trata del mayor centro europeo para la investigación y desarrollo tecnológico de aplicaciones de la energía solar concentrada. Y en sus 25 años de andadura ha explorado el posible uso de la energía solar para aplicaciones como la generación de electricidad, la producción de hidrógeno o la detoxificación de aguas contaminadas. Es una visita obligada para cualquier persona interesada en el problema energético y que desee saber más sobre las soluciones que ofrece la fuente de energía más limpia y abundante: el Sol.

A lo largo de toda la visita fuimos viendo los diversos proyectos en los que están trabajando los distintos equipos de investigación de la Plataforma, y pudimos comprobar que estos espejos que reflejan la luz solar son también ideales para estilizar nuestra figura.
 Para terminar el fin de semana tan intenso fuimos a almorzar el domingo al restaurante Al-Haud, donde teníamos encargado un caldero de rape y un arroz especiado de pulpo (esta última foto salió un poco borrosa).

Y para darle un homenaje a la tierra que nos ha acogido este fin de semana con tanta hospitalidad, he preparado una receta, que aunque no sea típica de allí, si que lleva todos los ingredientes de su huerta, la caponata siciliana, que es comparada con el pesto español y con el ratatouille francés. La probé por primera vez este verano cuando la prepararó Ana Ruiz, nuestra anfitriona este fin de semana, y no he visto mejor ocasión para prepararla yo que ésta.

INGREDIENTES:
  • 1 berenjena
  • 600 gr. de tomates maduros
  • 2 pimientos rojos medianos
  • 2 pimientos amarillos medianos
  • 2 pimientos naranjas medianos (podéis ponerlos verdes, de hecho Ana los puso verdes)
  • 1 cebolla grande
  • 160 gr. de calabaza
  • 30 gr. de azúcar
  • Medio vaso de vinagre de manzana
  • 100 gr. de aceite de oliva
  • 100 gr. de pasas sin hueso
  • Un puñado de piñones
  • Un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • Un puñado de albahaca fresca
PREPARACIÓN:
 Lo primero que haremos será lavar y cortar los pimientos y la cebolla en cuadraditos y pondremos a pochar en una sartén con aceite de oliva, le ponemos sal y tapamos para que sude la verdura. Dejaremos unos minutos, y luego añadiremos la calabaza en trocitos y la berenjena también cortada en trocitos. Cuando la cebolla y el pimiento empiecen a ablandarse añadiremos el tomate pelado y troceado. Volvemos a tapar y dejamos hasta que el tomate esté frito y el resto de verduras estén tiernas (aunque tampoco en exceso). Es el momento de añadir el vinagre, el azúcar, los piñones, las pasas, las aceitunas deshuesadas y la albahaca picada. Dejaremos hasta que se evapore el vinagre y retiramos del fuego. Es un plato que gana con las horas, al día siguiente está mucho mejor, y además, a mi me gustas más frió que caliente.

Bueno, pues si alguno habéis llegado leyendo hasta aquí, je,je, lo entiendo si no ha sido así, hoy había mucho que leer, espero que os haya gustado el relato de nuestro fin de semana en Almería. Da gusto visitar empresas que siguen trabajando en tiempos de crisis, con sus altibajos, claro, pero que tienen una labor muy importante en nuestra sociedad. Muchas gracias a Ana Ruiz por organizar tan bien el fin de semana, y a Lola de Almería por ser una estupenda ayudante de Ana.
Lidia.




También te gustará

25 comentarios

  1. Lidia que bien, me ha encantado toda la crónica, la receta. las fotos...un besote

    ResponderEliminar
  2. LÑidia que bien relatado y que fotos tan bonitas, debió ser un fin de semana para no olvidar.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  3. La receta me ha encantado y la quedada ha sido de lujo.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  4. Has hecho una crónica estupenda, a ver si yo termino la mia el viernes que hicimos tantas cosas y lo pasamos tan bien que no me cabía en una je, je.. oye la receta no la he hecho nunca asi que enhorabuena a Ana y a ti porque tiene una pinta deliciosa, y ahora a pensar en la siguiente... Besitos!!

    ResponderEliminar
  5. Fantástica la crónica Lidia, uf yo no soy capaz de terminarla, llevo desde el domingo con las fotos y con el texto, y luego enlazaré a todas las crónicas que váis poniendo, te ha quedado la caponata preciosa, con todo su colorido que es lo que mas llama la atención...

    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Una quedada estupenda, llena de actividades, buena comida y maravillosa gente, ya me imagino lo bien que lo pasasteis. un besazoooooooo

    ResponderEliminar
  7. Genial la cronica!!! me encantaría asistir a alguna de esas fabulosas quedadas!! Creo que tengo mucho que aprender de vosotros.Un beso.
    La Caponata te la copio, por supuesto.

    ResponderEliminar
  8. Genial la cronica!!! me encantaría asistir a alguna de esas fabulosas quedadas!! Creo que tengo mucho que aprender de vosotros.Un beso.
    La Caponata te la copio, por supuesto.

    ResponderEliminar
  9. Un reportaje genial. Qué bien lo pasasteis, sin duda, se os ve! desde luego que para mí si que también hubiera sido una experiencia alucinante, era como entrar en una Charlie y la fábrica 'del pimiento' jejeje, qué maravilla, productos que además no solemos ver en las tiendas en nuestros país, y bueno, una pasada.... la verdad me hubiera encantado ir.

    La caponata tremenda, es un plato que me encanta!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Excelente reportaje, Almería bien se lo vale y sus cultivos más, a pesar de la guerra permanente con Marruecos y sus tomates.
    La caponata, muy extendida por todo el Mediterraneo, simplemente colosal. Perfecta.

    ResponderEliminar
  11. Isso é que foi um passeio muito interessante.
    O novo pimento agradou-me ,acredito que quando chegar ao mercado tenha muito sucesso.
    A caponata esta com um aspecto delicioso.
    bjs

    ResponderEliminar
  12. Bueno Lidia, de todo lo que has publicado me quedo con la Caponata...!!! Lo otro no me importa nada, es una chorrada la vista que habeis hecho, con unas compañías que ni fu ni fa...un aburrimiento, mejor no haber ido y así me ahorre de pegarme esa cantidad de kilometros en el coche....!!! JAJAJAJAJA...La verdad...que me muero de envidia....que me muero de envidia...!!! Menudo fin de semana lleno de todo...jejeje....
    Besos

    ResponderEliminar
  13. El plato tiene muy buena pinta y la visita ¡genial!! me ha encantado!! Un gran reportaje :)

    ResponderEliminar
  14. un dia especial,de compartir,de aprender y disfrutar de los buenos productos de la zona.
    Y la receta tremenda,por supuesto
    beso

    ResponderEliminar
  15. Que envidia y que pena estar tan lejos ,veo que lo pasasteis fenomenal y a mi con lo que me gustan las verduras y los mantecados .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Estupendo el viaje e interesante. La caponata la tengo pendiente, me encanta como te ha quedado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. HOLA LIDIA, QUÉ LINDO ENCUENTRO Y BIEN APROVECHADO, QUÉ SUERTE. LOS PIMIENTOS DULCES SE VEN IGUALES A UNOS PICANTES QUE HAY POR AQUÍ, PERO DULCES, NUNCA VI. LA CAPONATTA CÓMO ME GUSTA, SE VE DIVINA LA TUYA, LAS FOTOS ESTÁN BUENÍSIMAS.

    ResponderEliminar
  18. Chiquilla, que interesante itinerario
    Y qué festín se dieron
    La caponata tiene uuna pinta exquisita
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado la crónica.
    El plato tiene una pinta riquisima.
    http://lacocinadetemporada.blogspot.com.es/
    besos

    ResponderEliminar
  20. Bueno, bueno, bueno qué dientes más largos me acabas de poner!! todo una pinta tremenda y tu caponata aún más si cabe.

    besos

    ResponderEliminar
  21. Qué maravilloso fin de semana, seguro que el lunes estabais todos agotados, pero contentos, me ha gustado mucho el reportaje que has hecho.
    Y después de tantos excesos este plato de caponata con ricas verduras sienta muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Que bueno Lidia!!!!: como me hubiera gustado estar por ahí, menudo reportaje!!!!. la caponata de 10, es un plato exquisito. Besos

    ResponderEliminar
  23. Bueno la cronica ha sido fantastica por un momento me he integrado en el grupo tan maravilloso que formasteis, me alegra un monton que lo pasarais tan bien.
    La caponata apuesto que te quedo de lujo con tan impresionantes verduras de tal calidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Receta estupenda pero la crónica increíble, lo pasasteis en grande!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  25. Vengo de leer la crónica de Lola y ahora la tuya, anda que no lo pasáis bien ni ná... Has aprovechado muy bien las verduricas, qué rico. Besos

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe