CONCHAS FINAS AL NATURAL

miércoles, enero 07, 2015

 Por fin volvemos a la normalidad, las comidas festivas dejan paso a otras más ligeras, menos pesadas, incluso refrescantes, que es lo que necesita nuestro estómago para volver a la normalidad y a la rutina alimentaria. Con ese objetivo llegan las nuevas recetas de la temporada. Hoy me apetecía enseñaros más que una receta, una elaboración, ya en su día os enseñaba las conchas finas al vapor, pero como realmente están exquisitas es al natural. Es así como las ponen en los restaurantes de la costa andaluza, rociadas con limón y pimienta recién molida. Las conchas finas al natural son mi debilidad, y siempre que las encuentro en el mercado las compro. Tenemos que comprarlas vivas, es la única forma de poder cocinarlas al natural, si no están vivas no las compréis. Veréis que se mueven y sacan su lengua roja de vez en cuando. Esa es la única garantía para saber que están vivas. Acompañadas de un vino blanco fresco están de lujo, y cualquier época del año es buena para tomarlas.
 INGREDIENTES:

  • 1 kg. de conchas finas
  • Limón
  • Pimienta recién molida

 PREPARACIÓN:
Como he dicho tendremos que comprarlas vivas, y al llegar a casa las meteremos en agua fría salada, para que suelten la tierra que llevan dentro. Dejaremos una hora más o menos. La mayor dificultad que tiene es abrirlas, por lo que hay que engañarlas para poder hacerlo. Para ello las dejaremos un momento sin agua y es cuando se abrirán un poco para poder respirar, en este momento metemos un cuchillo bien afilado por el centro, una vez dentro abriremos hasta llegar a uno de los extremos, unas vez que hayamos roto la membrana que cierra la concha ya tendremos la concha abierta. Es entonces cuando tendremos que limpiarlas bien, quitando la parte oscura de ellas, que son las tripas, así como la telita marrón que también las cubre por un lado y que amarga. Lavamos bien y nos quedarán la parte blanca y la anaranjada. 
 Servimos sobre su propia concha y depositamos en una bandeja con hielo picado. A la hora de tomarlas rociamos con limón exprimido y la pimienta recién molida.
Estas conchas finas las acompañamos de un chardonnay, el Nuviana, que descubrí a través de Carlos, y que, por fin, conseguí comprarlo on line este verano. Es un vino de Aragón que pertenece a Codorniú, y tiene un precio bastante bueno, pues no llega a los tres euros la botella. Un vino cuya nota de cata es la siguiente: "Color amarillo pajizo con algún reflejo dorado. Buena intensidad en nariz, se aprecian notas que recuerdan a frutas carnosas del tipo melocotón y maracuyá. En boca presenta una entrada agradable, muy equilibrada, resaltando las notas de fruta exótica. De gran cuerpo, presenta una notable persistencia en boca. El postgusto es intenso y fino. Se trata de un vino joven y equilibrado de fácil entrada y sin grandes sofisticaciones, pero manteniendo unas notas de rebeldía como consecuencia de su juventud". 
Pues ya veis, no es necesario gastar mucho para tomar un buen vino. Con lo que respecta  a las conchas finas tampoco son caras en exceso si las compramos en la pescadería, aquí cuestan alrededor de 8 euros el kilo, aunque en un restaurante suelen costar de 2 a 3 eros la unidad. Con esta elaboración y vino os dejo esperando que estéis volviendo a la rutina con toda normalidad.
Feliz miércoles.
Lidia.

También te gustará

8 comentarios

  1. Que delicia, y mucho más acompañadas con ese vinito. Tiene todo una pinta estupenda. Un beso y feliz año

    www.laurillafondant.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. que ricasssssssss, yo con el limoncito solo, vamos, soy capaz de comerme las que me pongan, jejeje
    de 10
    Besitosssssss

    ResponderEliminar
  3. La de años que hace que no las como, y lo riquísimas que están. Pero recuerdo que sólo le poníamos limón.
    Desde luego son una perdición y con las fotos que nos has dejado, madre mía, cómo he llegado a babear.
    Feliz Año y besotes, mi niña.

    ResponderEliminar
  4. Este es de esos platos que vale tanto para un roto como para un descosido. Me explico. Lo pones como comida ligera de post-Navidad, y queda fenomenal. Que lo presentas como receta navideña para la cena de Nochebuena. Quedas estupendamente bien. Un plato muy apañado que sirve tanto para una celebración como para un día de dieta. Esos son los buenos. Feliz Año. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Deliciosas. Cuando mi padre trabajó en una lonja, si iba a su casa de visita me las ponía para desayunar con zumo de naranja y un café. Uf. Tremendas.

    ResponderEliminar
  6. no las he probado nunca, pero seguro que estan buenisimas

    ResponderEliminar
  7. pero que rico!!! y con ese vinito mejor que mejor. Me quedo por tu blog para no perderme nada, bss
    http://elenaenlacocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe