CHOCOLATE RASPBERRY MOUSSE CAKE (TARTA MOUSSE DE CHOCOLATE, FRAMBUESAS Y VAINILLA CON BASE DE BROWNIE)

viernes, enero 16, 2015


 Enero es el mes de los cumpleaños en mi casa, de nuevo toca cumplir años y, después de mi hijo Hugo, que cumplió el 3 de enero, me toca el turno a mi. El miércoles fue mi cumpleaños, y los que me seguís por las redes pudístéis ver la tarta elegida para la ocasión. Llevaba más de una semana elegida. Pasó un estricto proceso de selección, ya que la del año pasado puso el nivel muy alto y la de este año no esperaba que fuera menos. Bien, pues si tengo que arrepentirme alguna vez de algo en cuanto a esta tarta es de la decisión que tuve a última hora de no ponerle colorante a una de las capas. Pensé que así era más natural.....pero posteriormente, al ver que no se distinguía mucho la segunda de la tercera capa, me arrepentí muchísimo. Es una lástima porque la tarta hubiese ganada muchos enteros y hubiese quedado mucho más bonita. Ya no puedo hacer nada al respecto, sólo aconsejaros a vosotros que si la hacéis le pongáis unas gotas de colorante rosa a la capa de mousse de frambuesa. Cuando veáis la tarta original en la que me basé seguro que la mía os decepcionará, ya que la original es una pasada, es del blog Sugarhero, y para mi fue amor a primera vista cuando la vi en Pinterest. 


La primera dificultad que te encuentras cuando intentas hacer una receta de un blog extranjero es tener que ir traduciendo no sólo la receta, sino los ingredientes, y lo peor las medidas. Tengo un imán en la nevera con la traducción de las medidas anglosajonas en volumen, peso y temperatura. Así fui traduciendo medidas una a una. Llegué al molde de 9 pulgadas y descubrí que era de 23 cm., aunque luego me encontré con sorpresas que os relato en la elaboración de la receta. 





INGREDIENTES (para un molde de 26 cm o 28 cm):
  • Para el brownie:
  • 93 gr. de harina común
  • 56 gr. de cacao en polvo sin azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • 113 gr. de mantequilla sin sal
  • 217 gr. de azúcar
  • 2 huevos XL
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • Para la mousse de chocolate con leche:
  • 255 gr. de chocolate con leche
  • 250 ml. de nata para montar
  • 180 ml. de nata de montar para fundir el chocolate
  • 1 pizca de sal
  • 4 hojas de gelatina (equivalen a unos 6.5 gr)
  • Un poco de agua para disolver la gelatina
  • Para la mousse de frambuesa:
  • 125 gr. de frambuesas para hacer puré
  • 125 gr. de frambuesas para incluirlas dentro de la mousse
  • 255 gr. de chocolate blanco postres
  • 250 ml. de nata para montar
  • 120 ml. de nata para derretir el chocolate
  • Una pizca de sal
  • 4 hojas de gelatina
  • Un poco de agua para disolver la gelatina
  • Colorante rosa en gel
  • Para la mousse de vainilla:
  • 255 gr de chocolate blanco postres
  • 250 ml. de nata para montar
  • 120 ml. de nata para derretir el chocolate
  • Una pizca de sal
  • 4 cucharadas de miel
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 4 hojas de gelatina
  • Un poco de agua para disolver la gelatina
  • Para el ganache de chocolate:
  • 100 gr. de chocolate postres
  • 100 ml. de nata
  • Para decorar:
  • Frambuesas (yo sólo le puse 125 gr. porque no tenía más, pero cuantas más bonita queda la tarta)
  • Rizos de chocolate 


PREPARACIÓN:
Empezamos con el molde. Mi primera intuición fue buena, puesto que el brownie lo hornee en un molde de 26 cm. Aunque luego pensé que la tarta iba a quedar muy baja y decidí cortar el brownie e ir montando la tarta en uno de 23 cm, que equivale al de nueve pulgadas. Pues así lo hice. Con los recortes del brownie pudimos darle el visto bueno al mismo probándolo. Cuando hice la primer capa de mousse, la de chocolate con leche, me di cuenta de que era mucha cantidad. Por lo que sólo llené un tercio de lo que faltaba por cubrir del molde, y el resto lo pusé en dos copas para que cuajara como una mousse individual. Lo que también nos dio la oportunidad de probar esta capa de mousse, también le dimos el visto bueno. Con la segunda capa y la tercera pasó lo mismo, pues no quise calcular proporciones para que no sobrara de nuevo mousse. Así tuvimos ocasión de probar todas las capas de la tarta antes de cortarla. Por lo que estas cantidades que os he dado no son para un molde de 23 cm, salvo que queráis que os vaya sobrando mousse de cada capa. Yo lo haría en uno de 26 cm., o 28 cm. para que no nos sobrara nada y la tarta fuese más grande. Es laboriosa y si tenéis una reunión grande seguro que acaban con ella, ya que, no se si lo he dicho más arriba, pero la tarta está espectacularmente buena. 
Vamos con la capa de brownie. Precalentamos el horno a 180º. Forramos un molde desmontable de 26 o 28 cm. de diámetro con papel de hornear en la base, y engrasamos los laterales. Mezclamos la harina con el cacao en polvo, la sal y la levadura. Tamizamos todo. Derretimos la mantequilla en un cazo. Añadimos el azúcar antes de que se derrita ésta y mezclamos sin dejar que llegue a hervir. Dejamos que se ponga tibia la mezcla. Y entonces añadimos los huevos, uno a uno, Removemos y, por último, con la ayuda de una espátula añadimos los ingredientes secos. Horneamos durante 22 a 24 minutos. Pinchamos con una brocheta para comprobar que esté hecho. Sacamos y dejamos enfriar totalmente.

Empezamos con las capas de mousse. Primero preparamos la de chocolate con leche. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría. Ponemos en un bol el chocolate, 180 ml. de nata y una pizca de sal. Calentamos en el microondas a golpes de 15 segundos, removiendo para que no se queme el chocolate. En poco más de un minuto estará listo. Removemos bien para que no queden trozos de chocolate. Dejamos que pierda temperatura la mezcla. En un vaso añadimos un poquito de agua, calentamos un poco el agua en el microondas e introducimos la gelatina hidratada. Añadimos al chocolate. Montamos el resto de nata, es decir 250 ml. con las varillas. Mezclamos, con la ayuda de una espátula y movimientos envolventes con el chocolate. Añadimos esta primera capa encima del brownie que estará totalmente frío. Metemos en el frigorífico y dejamos una hora hasta que veamos que ha cuajado la primera capa. La gelatina de la tarta tiene también mención aparte, ya que la receta original llevaba más cantidad y mi experiencia con este tipo de tarta me hizo rebajar la cantidad con acierto, aunque también con miedo. De hecho en esta primera capa yo sólo le puse tres hojas y quedo muy bien, aunque a las siguientes le puse 4 pensando que entre capa y capa podían no aguantar su peso. Yo os recomiendo que le pongáis 4 hojas por capa. 


Vamos con la segunda capa, la de frambuesa. Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría. Trituramos 125 gr. de frambuesas hasta conseguir un puré. Calentamos en un bol el chocolate blanco junto con 120 ml. de nata,  también a golpecitos de microondas. Removemos bien, añadimos el puré de frambuesas y una pizca de sal. Calentamos un poquito de agua y añadimos las hojas de gelatina ya hidratadas, removemos y añadimos al chocolate. Dejamos que se enfríe un poco y montamos el resto de nata, a la nata montada le añadiremos unas gotas de colorante en gel rosa para subir de tono esta capa y que se distinga perfectamente del resto de capas. Una vez montada la nata añadimos las frambuesas enteras al chocolate y la nata, poco a poco, en movimientos envolventes. Cuando hayamos integrado todo añadimos a la tarta esta segunda capa. Dejamos que se cuaje totalmente, mínimo una hora.


La última capa de mousse es la de vainilla. Ponemos a hidratar las cuatro hojas de gelatina en agua fría. Calentamos los 120 ml. de nata junto con el chocolate blanco a golpecitos de microondas, de 15 segundos en 15 segundos ((también se puede hacer al Baño María si os resulta más cómodo). Añadimos la pizca de sal, la miel y mezclamos bien. Añadimos también el extracto de vainilla. Calentamos un poquito de agua y disolvemos las hojas de gelatina ya hidratadas en ella. Añadimos a la mezcla anterior. Dejamos enfriar un poco y montamos el resto de nata, los 250 ml. con ayuda de unas varillas. Una vez montada añadimos poco a poco, integrando con la espátula a través de movimientos envolventes. Añadimos esta tercera capa a la tarta. Metemos en el frigorífico tapada mejor de un día para otro. 
 Para preparar la ganache de chocolate calentamos la nata en el microondas o al Baño María y añadimos el chocolate troceado, removemos hasta dejar la mezcla líquida. Esperamos un par de minutos. Sacamos la tarta y desmoldamos con cuidado, despegando los laterales con la ayuda de un cuchillo mojado. Ponemos en el plato donde vayamos a servir, vertemos despacito la ganache sobre la tarta desde el centro de la tarta, para que poco a poco vaya expandiéndose por el resto de la tarta hasta cubrir la parte superior y que vaya dejando algunos chorritos por los laterales. Es mejor hacer esto poco a poco, sin precipitación, para no estropear el resto del trabajo, por lo que el chocolate necesita estar fluido, pero no líquido completamente, porque se desbordaría. Completamos la decoración con frambuesas y rizos de chocolate, o con la decoración que prefiráis. Metemos en el frigorífico para que se enfríe un poco el ganache. Cuando sirvamos la tarta cortaremos con un cuchillo mojado para que sea el corte más limpio.
Es una receta muy laboriosa, que no complicada. Lleva muchos pasos, por lo que es conveniente, si queréis hacer la tarta, leerla bien varias veces, tener todos los ingredientes y seguir los consejos que os he dado con respecto al molde y colorante para la segunda capa. También tener paciencia en la decoración y no precipitarnos para evitar estropear el resultado final. Lo que si os digo que aunque laboriosa el resultado vale muchísimo la pena. La tarta, como he dicho, está espectacular. La combinación de las tres capas de mousse es realmente apoteósica. ¡Animaos a hacerla para una ocasión especial!.
Feliz fin de semana.
Lidia.

También te gustará

18 comentarios

  1. Vaya pinta y vaya corte! espectacular!

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades. Y he de decirte que a mí me gusta mucho más el aspecto de esta tarta que la que cogiste de modelo. Precisamente por eso, porque resulta mucho más natural. A mí la otra con ese color rosita me parece que tiene un color artificial que recuerda mucho a las tartas industriales. Quizás sea solo mi forma de ver las cosas, pero no muchas veces lo más "bonito" es lo mejor. Si tuviera que elegir, me quedaba con la tuya, desde luego. Así que no te arrepientas. Al menos a mi sí que me gusta el resultado. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. Qué cosa más bonita! Es perfecta para celebrar un cumpleaños o lo que sea. Yo también la prefiero sin el color rosa. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Primero, muchas felicidades!!, aunque atrasadas. Yo también los cumplí en enero ^^
    Con una tarta así, es un placer cumplir años, seguro que no quedó ni una miga. Entera se ve increíble y el corte es delicioso!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas felicidades y menuda tarta, me parece espectacular. Igual tu tarta es más natural y menos retocada, así que me quedo con la tuya.

    Un beso enorme

    Por cierto, ¿no te habrá sobrado un trocito?

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas felicidades y esta tarta está a la altura sin duda de tu cumple. Menuda faena pero sólo hay que ver el resultado, preciosa!!

    1 besazo y feliz finde!

    ResponderEliminar
  7. Un lujazo de tarta. No puede tener mejor pinta. Espectacular. Ah! Felicidades. Yo también he cumplido años este mes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. ohhh que maravilla!! se ve impesionante!! bicos

    ResponderEliminar
  9. Buenooooo, esta tarta tiene un aspecto impresionate, es preciosa y el corte es una pasada!!! Creo que la pondremos en la lista, jeje Nos chifla y el cake stand tambien, de donde es? :)
    Besos de Bea y Mara

    ResponderEliminar
  10. Muchisimas felicidades wapisima, desde que vi un trozo de esta maravilla en facebook estaba esperando a tener un rato para pasarme por el blog a ver la tarta completa, una maravilla!!
    Por cierto también felicidades a todos los que en tu familia cumplan años este mes y a tu hijo Hugo ;-)
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  11. que pinta tan buenísima tiene esta tarta.
    En mi casa en enero también tengo un cumple de mi hijo el pequeño, pero todavía no he pensado la tarta.
    besos,

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado fantástica y sí, sino te fijas no se nota mucho la otra capa pero da igual, preciosa. Así que muuuuuuchas felicidades.

    besazos

    ResponderEliminar
  13. No seas tan exigente que te ha quedado estupenda.
    Felicidades
    Un abrazo
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  14. Lidia, me pasa como a César. Me encanta tu tarta, los colores del mismo tono, que van perfectamente con el color del chocolate que le has puesto por encima.
    ahora, no veas la cantidad de ingredientes y preparaciones. qué artista eres, y qué preciosidad, de verdad.
    Tiene una pinta deliciosa, no te arrepientas de lo que has hecho. Te exiges demasiado. Desde luego, es preciosa. En serio.
    Muchas felicidades de nuevo, y no sé si alguna vez me animaré a hacerla. para mi poco tiempo, tiene demasiada elaboración. Pero si me decido, te agradezco todo el trabajazo de la traducción y los trucos.

    ResponderEliminar
  15. Qué buenísima pinta tiene!! Qué perfección de tarta!! Vaya manitos que tienes :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Ante la lista de ingredientes voy a confesar que me ha dado un pequeño patatús. Pero que visto lo espectacular de la tarta... creo que voy a tener que superarlo. Es preciosa, y solo por eso vale la pena intentarlo.

    ResponderEliminar
  17. A mi me parece que tiene una pinta de muerte... Me lo apunto a lista de pendientes.... Un saludo!! Clara

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe