ROSCÓN DE REYES (¿VERSIÓN DEFINITIVA?)

domingo, enero 05, 2014

Conociéndome seguro que no será mi versión definitiva, porque año a año quiero seguir probando nuevas recetas de roscones. Esta es la receta que trabajé el año pasado en el taller que impartí de roscones de Reyes. Una receta que se ha ido adaptando a mis tiempos y que al final me ha resultado muy satisfactoria. No lleva apenas trabajo, sólo el de amasado, que podéis hacer con una amasadora o en Thermomix. Después es ir esperando tiempos. Si empezáis a las diez de la noche del día anterior a las dos de la tarde estará listo. Y eso contando con las horas de reposo que pasa la masa en la nevera.  Lo ideal es que pasen unas horas para rellenarlo y esté completamente frío. En caso de que lo toméis sin rellenar no hará falta esperar. En cuanto esté frío es el momento para tomarlo. He ido adaptando mis primeras recetas de roscones  y de otro tipo de bollería, bajando porcentaje de levadura. La forma sigue siendo un poco mi punto flaco, aunque salen muy redonditos la verdad es que podía hacerlos un poco más grandes para que no saliera tan gordito, me da la sensación de que la masa pedía más juego en el horno y si hubiese estado más grande hubiese quedado mejor, ya que quería salir por donde fuera....aunque si os digo la verdad esas son cosas mías, soñando con perfeccionarme hasta conseguir el roscón perfecto....pero éste tiene muchos puntos a su favor. Animaos si aún no lo habéis hecho, la última foto que os dejo es la de la evolución de mis roscones desde enero de 2010 que hice el primero....era verdaderamente horroroso, aunque estaba mucho mejor que los que venden en los supermercados. Y una vez que hagáis el primero os entrará el gusanillo y ya no compraréis ninguno más....

 INGREDIENTES:
  • Para la masa de arranque:
  • 70 gr. de leche entera
  • 10 gr. de levadura fresca
  • 1 cucharada de azúcar
  • 130 gr. de harina de fuerza
  • Para la masa del Roscón:
  • La masa de arranque
  • 525 gr. de harina de fuerza
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 150 gr. de azúcar
  • 2 cucharadas de ron
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 75 gr. de leche entera
  • 3 huevos
  • 10 gr. de sal
  • Ralladura de limón
  • Ralladura de naranja
  • 60 gr. de mantequilla
  • 60 gr. de manteca de cerdo
  • Para adornar:
  • Huevo batido
  • Azúcar humedecido
  • Fruta escarchada
  • Naranjas confitadas
  • Cerezas en almíbar

 PREPARACIÓN: 
22:00 horas: Comenzamos preparando la masa de arranque, para ello mezclamos todos los ingredientes y le damos forma de bola. Introducimos en un bol lleno de agua y esperamos a que flote la bola. Preparamos el resto de ingredientes que tendremos a temperatura ambiente. Añadimos al bol la harina, levadura, huevos, azúcar, ron, agua de azahar, leche y las ralladuras de cítricos. Mezclamos (en este caso uso la pala plana de la amasadora). Después de mezclar añadiremos la sal en último lugar. Cambiamos al gancho. Y amasamos durante unos cinco primeros minutos. Mientras, la bola de masa de arranque habrá subido y la añadiremos al bol. Seguimos amasando a velocidad baja (en el 1 o 2 de la Kitchen Aid) durante diez minutos más. Después añadimos la manteca de cerdo y la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente. Amasamos otros diez minutos y paramos la máquina. Tapamos la masa con un paño limpio y húmedo y dejamos reposar la masa durante diez minutos. Después de estos diez minutos de reposo veremos como la masa se ha relajado. Amasamos durante unos diez minutos más y volvemos a dejar la masa relajada. Y, por último, dejaremos otros diez minutos más amasando a baja potencia. Veremos como la masa ya se despega con facilidad del bol. Sacamos y ponemos con cuidado la masa en un bol que habremos untado con un poco de aceite. Tapamos con film transparente y metemos en la nevera durante toda la noche. A estas alturas ya serán las 23:30 más o menos. Nos olvidamos de la masa hasta por la mañana.


 7:00: Sacamos la masa de la nevera y no le hacemos nada al bol. Dejamos tres horas a temperatura ambiente.
11:00 horas: Sacamos la masa, ponemos sobre la encimera enharinada. Sacamos el aire y le damos forma de bola. Tapamos con un paño un poco húmedo y dejamos reposar diez minutos. Una vez que la masa se ha relajado vamos con uno de los pasos más conflictivo del roscón, que es el de darle forma. Para mi las primeras veces era algo realmente difícil. Esta vez la masa estaba tan bien que realmente no me ha costado ningún trabajo. Metemos la mano en el centro y vamos remetiendo la masa del hueco para dentro. Una vez hecho ésto, con la ayuda de las dos manos vamos abriendo el hueco. Tendremos el hueco las dos manos, e iremos girando una sobre otra hasta agrandar el hueco. Si la masa está bien no se nos romperá. Yo recuerdo mis primeros roscones que no podían con la presión y se me rompían. Después pondremos el roscón sobre la bandeja del horno, cubierta de papel de hornear y si vemos que no está suficientente abierto el hueco podemos volver a coger y abrir un poco más, depositando después con mucho cuidado. Tapamos y dejamos levar la masa hasta que doble su volumen.

Ponemos un aro de emplatar o un molde pequeñito, como puso yo, para evitar que se nos cierre el hueco. Una vez levado decoramos. Tendremos el horno precalentado a 210º una media hora antes. 13:00, empezamos con la decoración del roscón. Pintamos delicadamente con una brocha el roscón con huevo batido. Y vamos decorando. Yo le he puesto naranjas confitadas caseras, fruta escarchada, cerezas en almíbar y azúcar humedecido. No tenía almendras, por lo que no se las puse. Introducimos en el horno durante unos minutos a 210º y bajamos a 190º durante unos veinte minutos más o hasta que veamos que está dorado, si se nos dora en exceso podemos abrir el horno y tapar con papel de aluminio para evitar que pierda el bonito color dorado y se nos queme. Sacamos y ponemos a enfriar sobre una rejilla. Como ya he dicho si queremos rellenarlo tendremos que esperar a que se enfríe. Yo tenía que llevarlo al cumple de mi hijo Hugo, por lo que casi no pude esperar y lo rellené por aprovechar crema pastelera que me había sobrado de hacer unos miguelitos, aunque no mucha. Aquí veis la foto del corte que le hice durante el cumpleaños. Ni que decir tiene que no quedó nada de nada....por lo que no se si resiste bien el paso de las horas, siempre que lo hago se come en un sólo acto...aunque ya sabéis que este tipo de bollo pierde con los días.
 Y aquí abajo la foto que os comentaba de mi evolución....espero que sepáis apreciar el cambio, je,je...sobre todo del primero, los demás están todos muy aceptables, recetas de maestros como Su, de Webos fritos el de 2011, y el morenito de Carlos Dube de Mercado Calabajío, que publiqué en el blog en su momento.
Ya veis que no es nada complicado hacer el roscón en casa. Si queréis reducir algo de tiempo podéis obviar el paso de la nevera. Pero es verdad que el tiempo de levado en la nevera le aporta a la masa un toque especial. Ya os he dicho lo fácil que fue manejarlo para darle forma. Por lo que si no tenéis tiempo podéis simplemente preparar la masa, dejarla levar, darle forma de roscón, dejar levar y de nuevo hornear, aunque así no os garantizo el mismo resultado.
Feliz día de Reyes.
Lidia.

También te gustará

16 comentarios

  1. Estos días he visto un debate en las redes sociales de si es mejor el roscón comercial al hecho en casa, que si no en todos los casos, que si hay mucho postureo con las masas que si tal y cual. Mira, aquí se viene a disfrutar, y esté o no mejor el roscón que hacemos en casa que el de la calle, en la mayor parte de los casos así es, pero porque en casa nos saliera horrible.

    El roscón hecho en casa por normal general es mas sano y posee mejor sabor, pero lo didáctico del tema y la recompensa que nos aporta el mismo bate a todo.

    Tiene muy buena pinta Lidia, aunque ya te adelanto yo que no será el definitivo jejeje, los blogueros somos así ;)

    Un saludo y felices reyes.

    ResponderEliminar
  2. Se ve fabuloso este rosco de reyes, vale la pena un poco de esfuerzo , me encanta tú página

    Rosa -tiberiscasa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Carlos, quede más bonito, o menos, no hay nada como lo hecho en casa, simprlemente porque sabes lo que pones y es más sano.
    Que a lo mejor no queda tan perfecto como uno comprado en la pastelería, pero uno artesano, eh!, nada de uno del súper... pues puede... pero y lo bien que lo pasamos en el intento?
    Yo veo que el tuyo ha quedado magnífico y que cada año te vas superando ;)
    besos

    ResponderEliminar
  4. No se si es el definitivo o no, pero las pintas son increíbles! Te ha quedado de lujo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo lo tengo clarísimo: no compro ni uno mas. He probado varios, el del libro verde de TMX, el de masa madre (el tuyo) y los dos me gustan. Perfecto? por supuesto que lo son!! y aparte de lo ricos que están y lo naturales y todo eso... el aroma que hay en la casa mientras lo horneas, no tiene precio!! Enhorabuena y Felices Reyes!!

    ResponderEliminar
  6. Yo los veo genial, no he hecho ninguno, todos los años me pilla el toro pensando, y sin tener la naranja confitada que es lo que más me gusta a mi, el resto de la familia aparta toda la fruta. Felicidades por tu progreso y seguro que cada año saldrá mejor, aunque si está rico, que más da si es redondo o cuadrado, besos y Felices Reyes!!

    ResponderEliminar
  7. Querida Lidia, me encanta lo que has hecho con las fotos de tus roscones. Es genial ver tu evolución. Yo no tengo material para hacer lo mismo pero me encantaría...tendré que empezar este año...jajaja.

    Felices reyes y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. la evolucion es mas que evidente!! está claro que has ido mejorando... parece imposible, pero seguro q el del año que viene es aun mejor!!

    ResponderEliminar
  9. nada que ver con los comprados los caseros son riquisimos


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  10. Vaya Roscón!! y como te superas chica!! a ver, si me pongo a hacerlo, como tu ya has hecho el trabajo de campo cogeré el ultimo, a ver si me sale al menos como el primero. jajaja!! te ha quedado muy muy bonito y ademas se ve riquisimo! besos

    ResponderEliminar
  11. Que maravilla...

    Vengo de desayunarme el último trozo que quedaba del mío, que me ha salido republicano el muy jodío, pero estaba igualmente rico...

    Desde luego que los comprados son otro mundo, por mal que te salga (que en tus fotos por más que vayan mejorando te han salido todos genial) siempre estará mejor que esas masas grasientas y sobrelevadas de las panaderías...

    ResponderEliminar
  12. Está lindo e o deste ano está perfeito e tem um ar ainda mais delicioso que todos os outros.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  13. Lidia, una temporización estupenda.
    Yo aún no lo he preparado, pero no pasará mucho hasta que lo haga.
    Yo sigo buscando la receta que me encandile, así que probaré la tuya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Te quedó perfecto, Lidia, el interior se ve muy tentador y la formita también está bien. Eres demasiado perfeccionista! Yo hice el de Webbos fritos el año pasado y este lo repetí. Nos encantó. Un besiño.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tu pagina. Yo tras estar siguiendote mucho tiempo me decidi a crearme una.

    Un saludo desde Gran Canaria.

    http://las7herenciasdemama.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. Yo me he decantado por el de Xavier Barriga de su libro la Bolleria, hecha en casa... Muy bueno.

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe